ORO

Metropolitan Dream GroupageEl oro es uno de los metales nobles de la tierra, los cuales tienen la particularidad de que tienen poca reacción con otros elementos; es decir, prácticamente, ni se corroen ni se oxidan. El símbolo químico del oro es Au que proviene del griego Aurum que significa amanecer radiante.

El oro se encuentra en la naturaleza en estado puro en forma de pepitas y en depósitos aluviales. Se halla por todo el mundo en cantidades más bien escasas por lo que se puede decir que es un metal raro. Es de color amarillo y está considerado como el metal más dúctil y maleable por lo que, desde hace miles de años, es el metal más empleado en joyería.

Debido a que es un metal muy blando se alea con otros elementos como el cobre o la plata para conseguir más dureza. Y no sólo para mejorar sus propiedades sino también para variar su característico color. Por este motivo en joyería no utilizamos el oro puro (24 kilates) sinó que lo más habitual es trabajar con otros kilatajes, dependiendo de la proporción de oro que contenga cada aleacion. Lo más habitual en España es el oro de 18 y el de 14 kt.

Y, dependiendo del color que se quiera conseguir, la liga se prepara de la siguiente manera (para un oro de 18kt):

Oro amarillo = 1000 g contienen 750 g de oro, 125 g de plata y 125 g de cobre
Oro blanco = 1000 g contienen 750 g de oro y 160 g de paladio y 90 g de plata
Oro rosa = 1000 g contienen 750 g de oro, 50 g de plata y 200 g de cobre
Oro rojo = 1000 g 750 g de oro y 250 g de cobre
Oro gris = 1000 g contienen 750 g de oro, alrededor de 150 g de níquel y 100 g de cobre

 Esta tabla es meramente indicativa ya que finalmente cada joyero tiene sus proporciones exactas para conseguir siempre el mismo tono de oro, o adaptarlas para conseguir un color más o menos definido. Es por eso que muchas veces si comparamos las piezas de diferentes joyeros podemos encontrar diferencias apreciables. Otra cosa a destacar es que las piezas de oro blanco, una vez finalizadas, se bañan en rodio blanco (otro metal aún más caro y raro que el oro) que es el que acaba de darle ese color blanco tan característico.

Personalmente creo que todas las aleaciones tienen su razón de ser y tienen cabida en el mundo de las joyas. Por ejemplo, el oro blanco es el que se utiliza por excelencia para engastar los diamantes ya que potencian el blanco y la luz de las piedras. Por otro lado últimamente vemos muchísimo oro rosa; reconozco que a mí me chifla ya que dota a la pieza de una dulzura que otros metales no logran. Y qué decir del oro amarillo! No necesita presentación, es lo más parecido al oro puro y ha sido utilizado por el hombre en todas las civilizaciones. Además de estos 3 colores indispensables, hace ya algunos años que podemos distinguir otras tonalidades que ayudan a imprimir carácter y personalidad a las joyas.

Share Button