Limpiar las joyas en casa

Limpiar las joyas en casa

Sois muchos los que me preguntáis a menudo cómo limpiar las joyas en casa, así que os voy a dar unas pautas básicas para que queden limpias y evitar accidentes.

Conviene tener un cepillo de cerdas muy suaves, los hay específicos para limpiar joyas así que vale la pena comprar uno para evitar rallar superficies. En cuanto al jabón lo ideal es un limpiavajillas, tipo Fairy, ya que es muy desengrasante.

Otro detalle indispensable es tapar el desagüe (si se hiciera bajo el grifo) ya que si se desprendiera alguna piedra o incluso se nos escurriera la joya de las manos, sería un desastre.

Para las joyas en general:

Verter en un bote agua tibia del grifo o agua con gas, añadir unas gotas de limpiavajillas liquido y sumergir las joyas unos minutos. Pasar el cepillito con cuidado para limpiar los rincones o agujeritos. Aclarar con agua tibia y dejar secar sobre un paño.

Para limpiar las joyas de oro y brillantes lo esencial es que no hayan cambios bruscos de temperatura:

Colocar las joyas en un cazo con agua tibia (del grifo o botella) y unas gotas de jabón. Calentar suavemente (puede llegar a hervir) y dejar que el agua se enfríe de manera natural. Mientras se calienta se puede pasar el cepillito con cuidado. Finalmente aclarar con agua limpia y dejar secar sobre un paño.

Para piezas con perlas hay que tener en cuenta que las perlas van encoladas o unidas con hilos por lo que hay que evitar mojarlas:

Pasar una gamuza seca después de cada uso (ideal). Si tuvieran alguna mancha humedecer la gamuza y añadir un poco de jabón neutro; por último aclarar con la gamuza húmeda y secar con la gamuza seca.

Las piezas de plata se rayan con facilidad por lo que lavarlas con agua y sacar brillo con una gamuza suave y seca es suficiente.

Espero que os haya sido útil y que si tenéis preguntas específicas no dudéis en preguntármelo. Y recordad que en el Atelier podéis limpiar las joyas cuando queráis con nuestro aparato de ultrasonidos.

Share Button