La Prueba del Oro 

La Prueba del Oro 

En alguna ocasión ya os había hablado sobre el oro y sus características. Una de sus particularidades, quizás la más importante y la que le ha otorgado su importancia en la Historia, es su escasa reacción al contacto con otros elementos lo cual evita que se oxide o corroa.Y es gracias a esta característica que nos es sencillo saber si una pieza está hecha de oro o no (teniendo los materiales adecuados, claro).

El kit básico se compone de una Piedra de toque que soporta el efecto de los ácidos sobre ella y una serie de ampollas que contienen unos ácidos reactivos. El mecanismo consiste en raspar la joya sobre la piedra (con lo que parte del material se desprende) y mojar esa raya con el reactivo determinado para cada metal; en el caso del oro además de saber si es oro podemos calcular su kilataje aproximado. Si la pieza analizada es de oro no ocurrirá nada al entrar en contacto con el ácido. Por el contrario, si la pieza es de otro metal, la huella dejada por la pieza desaparecerá corroida por el líquido.

Así se hacía hace siglos y así lo seguimos haciendo y confirmando en alguna ocasión lo de que “No es oro todo lo que reluce”.

De manera que, si dudáis de alguna pieza, podéis acercaros a la tienda y os resolveremos La incógnita.

Share Button