La evolución de unos pendientes

La evolución de unos pendientes

Los pendientes “ear cuff” tienen sus orígenes en civilizaciones tan antiguas y dispares como la egipcia o la India, aunque en nuestra cultura popular más reciente fueron los punks de los años 80 quienes los reversionaron en su lado más transgresor. Púas, pinchos y grapas recorrían sus orejas reflejando el aspecto más violento que un pendiente puede dar.

Recientemente algunos diseñadores consagrados del mundo de la moda han reutilizado este mismo tipo de pendiente como accesorio en sus desfiles de pasarela mostrando una imagen provocadora aunque menos agresiva y, por supuesto, totalmente ligada a la moda femenina actual.

Los pendientes que os muestro hoy son la sutil interpretación de la Joyería actual en la que únicamente se busca embellecer la oreja femenina dibujando el contorno del lóbulo de una manera limpia y mesurada. En este caso los pendientes están hechos con 7 brillantes blancos de diferentes tamaños montados sobre oro amarillo que, discretamente, aportan luz y feminidad; como siempre podemos realizarlos con otras piedras preciosas y otros colores de oro, según el gusto de la persona que vaya a lucirlos.

Share Button