Junio, mes de la perla

pendientes perlaLa perla es una de las gemas más especiales de la naturaleza ya que es la única cuya formación se debe a un ser vivo : la ostra. 
Cuando un cuerpo extraño (grano de arena,  trocito de concha…) se introduce en el interior del cuerpo del molusco, éste reacciona cubriendo lentamente la partícula formando nácar. Al cabo de un período variable la partícula termina cubierta por una o más capas de nácar, formando una perla. El tiempo que tarda en crearse depende del tipo de perla. Actualmente el proceso natural es el mismo aunque se producen en viveros o granjas y la introducción de las partículas no se deja al azar sino que el injerto se hace manualmente. El resultado es el mismo pero bajo la supervisión de manos expertas.

Desde la antigüedad las perlas han sido apreciadas por la mayoría de pueblos debido a su rareza, belleza y extraordinario valor. La fabricación de joyas a base de perlas era una actividad bastante extendida y favorecida entre los pueblos. Sin embargo, debido a su extrema rareza, las perlas eran una de las gemas más valiosas conocidas y estaban reservadas para la nobleza y personajes extremadamente acaudalados. 
Según una antigua creencia griega, las perlas son capaces de promover la felicidad matrimonial; quizás es por ello que es costumbre que muchas de las joyas nupciales incluyan perlas.

Las perlas se valoran por su forma, tamaño, color y oriente (brillo) que suele venir determinado por el tipo de perla. Los tipos de perlas: Del Mar del Sur o Australiana, la perla de Tahití, la perla Akoya y las perlas de agua dulce.

Debemos tener en cuenta que las perlas son materia viva que hay que cuidar para que no pierdan su brillo y se vuelvan más amarillas. Los cuidados son tan sencillos como evitar el contacto con colonias, lacas o jabones y sacarlas a pasear de vez en cuando ya que en una caja guardadas ¡Se mueren de pena!

 

Share Button