El Coral

El Coral

La palabra coral proviene de la griega Korallion que significa adorno del mar.

El coral es un elemento muy usado desde hace miles de años en Joyería como piedra ornamental, a pesar de que no es una gema propiamente dicha. Los corales son el exoesqueleto de animales marinos muy pequeños, de hecho cada trocito está formado por millones de animales. Estos animales tienen forma de cilindro con 8 tentáculos (la especie usada en joyería) que rodean la boca y se unen unos a otros por su estómago. Lo que modela este particular esqueleto son las moléculas calcáreas que los mismos animales exudan y que al agruparse unos con otros forman pequeños arbustos, y que en gran número componen auténticos bosques e incluso islas o atolones.

Los corales son opacos y mates, pero al pulírlos adquieren un brillo vítreo. Sus colores tienen distintas tonalidades como el blanco, el rosa, el rojo, el gris o el negro el cual varía según su procedencia.

A lo largo de la historia de la humanidad, desde la Edad de Piedra, ha sido muy utilizado por el hombre como ornamento por su belleza y como amuleto por su poder energético (tanto en las tumbas egipcias como en asentamientos de indios nativos americanos se han encontrado piezas con corales).

Se le atribuyen diversas propiedades como la de proteger a los bebés, aportar energía, favorecer el riego sanguíneo o luchar contra la brujería y el mal de ojo .

Hay que tener en cuenta que es un elemento orgánico sensible a los ácidos y al calor por lo que hay que evitar el contacto directo con colonias y otros productos que puedan resultar agresivos.

Pendientes desmontables de coral, citrino y brillantes y anillo de coral y brillantes.

Pendientes desmontables de coral, citrino y brillantes y anillo de coral y brillantes.

Share Button